PROGRAMA DE ACCIÓN

1. Combate frontal a la clase política traidora, impulsando un régimen nuevo, que restaure la independencia nacional y someta a juicio a los vendepatrias.

2. Impulsar un Congreso Constituyente con miras a desmantelar la actual república, sustituyendo las actuales leyes burocráticas e individualistas por un sistema legal simplificado de usos y costumbres.

3. Reorganizar territorialmente al país en base a identidades culturales y fronteras naturales auténticas, suprimiendo la ficticia “federación” de Estados que fractura artificialmente nuestra patria, sometiéndola al poder de cacicazgos intolerables.

4. Reemplazar al sistema burocrático de gobierno por uno sustentado en méritos, donde los mejores elementos de la comunidad nacional estén al frente de la función pública, reduciendo drásticamente los salarios de los altos funcionarios públicos.

5. Reformar la ley de naturalización, para que la nacionalidad mexicana sea otorgada solo a aquellos extranjeros que quieran hacer de México su hogar permanente, y sea retirada a toda persona que sea leal a otras naciones por motivos étnicos o religiosos.

6. Detener la injerencia extranjera en México, expulsando del país a la DEA, la CIA , el FBI e impulsando la salida de México de ASPAN, así como de toda alianza militar o económica contraria a la soberanía nacional.

7. Reconocer el papel de las fuerzas armadas como garantes de la soberanía nacional, impulsando un servicio militar útil y retirando la nacionalidad mexicana a todo aquel que sirva, por voluntad propia, en las fuerzas armadas de otros países.

8. Reglamentar el uso medicinal de la marihuana e implantar políticas públicas de combate a las adicciones, el alcoholismo, la prostitución y otros vicios, sancionando duramente el consumo y la portación de drogas.

9. Refundar al poder judicial, que constituye el ala mas reaccionaria y retrógrada del actual sistema político, instaurando procesos legales ágiles que garanticen la presunción de inocencia como se hace en todas las naciones civilizadas.

10. Transformar al sistema carcelario mexicano en un centro de trabajo y producción, estableciendo la pena de muerte en casos de secuestro, homicidio, pederastia o cualquier otro crimen que destruya física o moralmente la vida de otro ser humano.

11. Retirar a México de toda entidad internacional o tratado comercial lesivo a nuestra independencia (léase TLCAN, OMC, FMI, etc.).

12. Instaurar la jornada laboral de 36 horas y establecer un salario mínimo justo, que alcance para cubrir las necesidades básicas de la familia mexicana, fortalezca el mercado interno y reactive a la clase media nacional, vapuleada por las devaluaciones y las crisis.

13. Reformar las paraestatales para que dejen de ser “empresas del gobierno” y se conviertan en empresas de la nación, impulsando la socialización de la industria como una gran alianza entre el Estado e inversionistas privados.

14. Instaurar un régimen hacendario que imponga condiciones justas a las grandes transnacionales y grave las operaciones de la bolsa de valores. Así mismo, impulsaremos una reforma que suprima la figura jurídica de las “sociedades anónimas”, que otorga impunidad a incontables defraudadores.

15. Nacionalizar la banca extranjera, las AFORES y las instituciones crediticias, prohibiendo constitucionalmente los préstamos procedentes del exterior. De igual manera, promoveremos la sustitución del patrón monetario actual con base en el dólar por uno sustentado en el trabajo (determinado por productos de uso común).

16. Reducir la dependencia petrolera, restableciendo el sistema ferroviario mexicano, favoreciendo el uso de combustibles renovables y energías limpias.

17. Reemplazar la agricultura de subsistencia por una de visión empresarial que haga del sector primario una fuente de ingresos para el pueblo, restaurando la soberanía alimentaria y sustituyendo las importaciones.

18. Proponer una política sustentable de asentamientos humanos, terminando con la especulación inmobiliaria, restringiendo la creación de zonas urbanas y devolviendo a la ciudad de México su carácter lacustre, pese a todo obstáculo social y económico que esto represente.

19. Las cuestiones de índole sexual no deben tener ningún rol público en la vida política de nuestro país. Por tanto, buscaremos revertir reformas legislativas que atenten contra los valores nacionales y el orden natural.

20. Suprimir el sistema de normales públicas y plazas docentes, convirtiendo a la enseñanza en un servicio social donde los mejores graduados de la educación superior sean puestos a cargo de las escuelas primarias y secundarias durante uno o dos años, con un salario digno y prestaciones justas.

21. Despolitizar las universidades y facultades de nuestro país, prohibiendo toda clase de propaganda y actividad partidista o política dentro de las mismas.

22. Reconciliar a la nación con el México indígena mediante la nacionalización cultural del pueblo, restableciendo a la lengua náhuatl (o el equivalente regional) como medio de comunicación habitual.

23. Retirar la concesión de los grandes medios televisivos a corporaciones extranjeras o personas que pertenezcan a minorías étnicas y religiosas contrarias al interés nacional, combatiendo la vulgaridad, la pornografía, la violencia y la degradación de la mujer.

24. Restaurar la unidad política con América Central, promoviendo la reintegración de los pueblos centroamericanos a la nación mexicana, terminando con los cacicazgos y las divisiones.

Luchar jurídicamente, conforme al principio de la libre determinación de los pueblos, por la reunificación de nuestra patria dentro de sus fronteras históricas, considerando dentro de la nueva Carta Magna, a los territorios robados por Estados Unidos en 1836 y 1848, como territorios mexicanos bajo ocupación extranjera.