¿QUÉ HAY DETRÁS DEL TERRORISMO ISLÁMICO?

Oct 17, 2013 - Aleppo, Syria - ISIS fighters holding the Al-Qaeda flag with 'Islamic State of Iraq and the Levant' written on it. on the frontline. Islamic State of Iraq and the Levant aka ISIS. The group An-Nusra Front announced its creation January 2012 during the Syrian Civil War. Since then it has been the most aggressive and most effective rebel force in Syria. The group has been designated as a terrorist organization by the United Nations. April 2013, the leader of the ISIS released an audio statement announcing that Jabhat al-Nusra is its branch in Syria. (Credit Image: © Medyan Dairieh/ZUMA Wire/ZUMAPRESS.com) (Newscom TagID: zumaglobalfour067255.jpg) [Photo via Newscom]

Muchos comentaristas hablaban de “vientos de libertad” y “democracia” cuando varias revoluciones del Medio Oriente derrocaron a sus respectivos gobiernos, casi todos ellos seculares y fundados en el panarabismo.

Sin embargo, hoy observamos a Siria e Iraq hundirse en la guerra civil y al fundamentalismo islámico enseñorearse en Europa con la llegada de los refugiados (casi todos musulmanes extremistas). Egipto ha logrado recomponer el camino, pero la situación interna obligará al gobierno militar a pactar con los fundamentalistas. Los atentados de este año en París, Bruselas, Estambul y otras ciudades europeas nos hacen ver la dura realidad que durante décadas no quisimos ver.

¿Pero qué sucede realmente en el Medio Oriente? Sucede que tras décadas de lucha callejera, de guerras perdidas, de atentados suicidas y de ataques por parte de milicias armadas árabes y musulmanas en contra del Estado sionista, finalmente los musulmanes se dieron cuenta de que Israel no se irá de ahí y que tendrán que aguantar la presencia judía en Palestina para siempre. El Islam político finalmente entendió que resulta mucho más fácil y provechoso conquistar el Medio Oriente y Europa que reconquistar Palestina, y que además, las ventajas de una conquista musulmana de Europa (un territorio mucho mas rico en todos aspectos que Israel) son geopolíticamente mucho mas trascendentes.

Es por eso que ya no veremos atentados en Israel ni un anti sionismo militante entre las mayorías sunni de la península arábiga. Ahora, los fundamentalistas buscarán implementar la sharia en Medio Oriente, expulsar a los pocos cristianos que quedan (y que fueron los principales promotores del nacionalismo árabe y del progreso de sus países), y amenazar a Europa directamente con una conquista.

Y es que hay que entender que el Islam siempre fue un instrumento al servicio de los judíos, de los cuales heredaron gran parte de su creencia. Obedeciendo los mandatos talmúdicos, los judíos apoyaron y fortalecieron los Estados musulmanes, a los cuales otorgaron el control de la tierra de Israel para arrebatarla a los cristianos, con el fin de que “ningún incircunciso” tuviera el control de la misma hasta que los judíos pudiesen retomar su control.

Los musulmanes árabes, primos hermanos de los hebreos y fieles al pacto abrahámico de la circuncisión, cumplieron ya su función de guardianes temporales y tendrán que marcharse definitivamente de la tierra de Israel, no sin antes retomar su beligerancia en contra de las naciones europeas, las cuales no tienen ya un pueblo dispuesto a defenderlas, pues los pocos europeos no musulmanes que quedan ahí, son en su mayoría liberales partidarios del multiculturalismo y la integración con el “resto del mundo”, que se someterán (junto con los políticos democristianos y socialdemócratas) a sus nuevos amos musulmanes y aceptarán todos sus mandatos, sin importar cuán brutales y crueles estos sean.

Los cristianos del Levante que hemos emigrado a tierras latinoamericanas, sabemos que, ahora que Estados Unidos y Canadá son parte del gobierno mundial israelita y que Europa dejará de existir como tal, Iberoamérica será uno de los pocos lugares del mundo donde la cultura occidental y levantina, conviviendo en alianza con el indigenismo americano, podrá subsistir (claro está, no sin persecuciones ni conflictos).

También es obvio, por la lectura que se da a la geopolítica mundial, que la gran Rusia, Grecia, Serbia, Irán (donde gobiernan los chiítas), Filipinas, Japón y otras naciones de Asia, conformarán el eje en torno al cual germinará la semilla de la salvación para la humanidad futura.

El ascenso de Trump en Estados Unidos, que trabaja para los israelitas, podría despertar el fervor patriótico en México y Centroamérica. Por eso es imperante sumar a nuestras comunidades emigradas a los movimientos nacionalistas en Argentina, en México, en Venezuela, en Honduras, en Colombia, en el Perú, etc. para que estas se conviertan en propagandistas de la gran alianza mundial contra el sionismo y el islamismo, su primo hermano.

Autor: Boutros Fayad (Honduras)