LOS FALSOS CANDIDATOS INDEPENDIENTES

Con las elecciones de este año en algunos estados del país, han salido a relucir personajes locales que habían pertenecido a algún partido político y que se desligaron de él por conflictos con las dirigencias estatales o nacionales. Así mismo, aparecieron otras figuras ciudadanas, mas honestas, que impulsaron sus candidaturas sin pertenecer a ningún partido.

En todos los casos, un común denominador ha sido la presencia de Jorge Castañeda Gutman, ex miembro del Partido Comunista, que fungió como canciller durante el desafortunado gobierno de Vicente Fox, y que se destacó por su mediocre desempeño y su defensa a ultranza del realineamiento mundial de México hacia el bloque único occidental dirigido por Estados Unidos Desde hace uno o dos meses, Gutman ha aparecido en las fotos con buena parte de los candidatos independientes en varias partes del país, como en el caso de Ana Teresa Aranda en Puebla, que es una de sus cartas mas fuertes.

Paralelamente, una asociación llamada “Responsables por México”, surgió con la intención de agrupar a candidatos y ex candidatos independientes. Además de otorgarles una agenda en común, partidaria en todos los casos del internacionalismo, del libre comercio, de la integración norteamericana y de la cercanía a Estados Unidos, “Responsables Por México” parece tener como fin el acoger a estas personas para asesorarlas en la conformación de sus candidaturas futuras.

Era de esperarse que el sistema político corrupto iba a crear su propia legión de “independientes”, pues evidentemente vio la clase política un riesgo con la aprobación de esta figura jurídica y ahora tratará de encauzarla conforme a sus intereses, con personas que ya hayan sido “pre aprobadas”, a las cuales se les darán todas las facilidades jurídicas y políticas, en perjuicio de los verdaderos líderes sociales independientes, que encontrarán imposible registrar una candidatura no partidista.

Por tanto, ni “Responsables por México” (que no acepta ni aprueba el diálogo con voces críticas de la sociedad civil) ni Jorge Castañeda Gutman (que no es ni será un hijo de la nación mexicana aunque su pasaporte diga lo contrario) pueden ser un referente legítimo de cambio político.

Autor: Luis Muñóz Cortés