LA TRAGEDIA DE SARA ABIGAÍL MEDINA

Hace unos meses, los medios de comunicación publicaron varias noticias sobre el lamentable accidente donde encontró la muerte Sara Abigail Medina, que nació en Durango pero sirvió a la Marina de los Estados Unidos de América en Nepal durante varios años.

Los hombres y mujeres que amamos a México, nos sentimos profundamente ofendidos al ver cómo las autoridades duranguenses rendían homenajes solemnes a una persona que decidió vestir por deseo propio, el uniforme militar de un país extranjero, participando en las fuerzas armadas del enemigo histórico de nuestra patria.

Es esta Marina estadounidense (a la cual sirvió Sara Abigail Medina) la que en 1847 y 1914, abrió fuego contra puertos mexicanos con claros fines anexionistas e intervencionistas. Es esta misma Marina estadounidense la que, en la época actual, ha sido denunciada por violar los derechos humanos en Iraq, Afganistán y Guantánamo.

Resulta deplorable que no otorguen las entreguistas autoridades mexicanas justo reconocimiento a los policías y militares mexicanos caídos en el ejercicio de su deber, a la vez que se promocionan, como un ejemplo de “patriotismo”, la imagen de una mujer que sirvió al enemigo en un país desconocido, llevando a cabo una tarea militar completamente ajena a los intereses del pueblo mexicano.

El Frente Nacionalista de México, envía la mas enérgica protesta contra estas autoridades, que empapadas de un sentimentalismo barato e ignorando la historia nacional, han pisoteado la memoria de los héroes que cayeron defendiendo a nuestro país de las intervenciones militares de Estados Unidos y ahora pretenden infundir en el pueblo mexicano un claro afán entreguista.

Nuestra agrupación y sus cerca de tres mil simpatizantes en todo el país, repudiamos también las recientes modificaciones a las leyes para justificar la presencia armada de policías estadounidenses con fines migratorios y de seguridad nacional.

Exigimos de manera franca y abierta, el restablecimiento de la soberanía del país, el retiro de la nacionalidad mexicana a todo aquel que sirva en cuerpos armados extranjeros  y la lucha sin cuartel contra toda fuerza económica o corporativa contraria a los intereses del pueblo mexicano.

Juan Carlos López Lee