¡GRACIAS, DONALD TRUMP!

Hoy presenciamos la muerte del “sueño americano” y su absurdo multiculturalismo. Por fin nuestros connacionales entenderán que no somos parte del mundo anglosajón y que nuestra herencia cultural e histórica es infinitamente superior.

Los vendepatrias de la política mexicana que ahora se rasgan las vestiduras por el triunfo de Donald Trump, son de hecho los mismos que entregaron nuestras playas, áreas naturales e industrias a extranjeros, y que ahora se rodean de colectivos de izquierda para convertir a México en un receptáculo para oleadas de extranjeros que han sido expulsados de otros países.

A los políticos del sistema no les agravian los insultos de Trump hacia México, sino el hecho de que los exportadores usureros (que manipulan el tipo de cambio para empobrecernos a todos), ya no podrán financiar sus millonarias campañas.

Finalmente, nuestros “buenos vecinos” se han quitado la máscara y los nacionalistas en México damos gracias al Creador por permitirnos ser parte de este momento histórico en que tendremos la oportunidad de luchar por la conservación de nuestro espacio nacional.

Aquellas ideologías de izquierda y derecha que han engañado al pueblo mexicano bajo la fachada de “libertad” y “modernidad” no son sino la ceniza de un mundo decadente y podrido, que pronto quedará sepultado en la basura de la historia.

Los paladines del libre comercio, que han agraviado y destruido a nuestro país, serán ahora cuestionados en todas partes y podremos promover la sana autosuficiencia como el camino adecuado para impulsar el desarrollo nacional.

Ante la decadencia de esta república mediocre, los nacionalistas visualizamos un México que recupere  el temperamento guerrero que dio su grandeza a nuestras culturas ancestrales, cuyos virtuosos combatientes aplastaban con dureza cualquier forma de vicio, corrupción e inmoralidad.

Los nacionalistas somos los soldados políticos del México nuevo, que con las armas de la palabra y la conciencia devolverán al Águila Mexicana su supremacía en nuestro continente.

¡Honor y gloria al Emperador de México! ¡Memoria y paz a sus dos insignes generales! ¡El ideal imperial y la mexicanidad jamás perecerán!

¡GRACIAS, DONALD TRUMP!

¡MÉXICO PARA LOS MEXICANOS!

Juan Carlos López Lee
Fundador