¿TIENES DUDAS?

NUESTRA IDEOLOGÍA

Es el Frente Nacionalista de México “Siglo XXI” una organización neonazi?

La palabra “nazi” fue empleada en un principio como un término despectivo. Así mismo, la palabra “neonazi” describe frecuentemente a pandilleros violentos y antisociales. Nosotros no tenemos vínculo alguno con estas modas urbanas. Ese “estereotipo” nada tiene que ver con el concepto de nacionalismo que promueve nuestra agrupación. Por tanto, no nos identificamos con esa palabra ni la usamos para describir a nuestro movimiento, ya que no avalamos ni defendemos ningún tipo de totalitarismo. Tampoco portamos imágenes o símbolos de movimientos extranjeros, pues somos una organización netamente autóctona y mexicanista.

¿Se consideran como una organización de extrema derecha?

Mas que una visión de izquierda-derecha, los nacionalistas vemos la política desde una perspectiva poder-sociedad, pues tanto la izquierda como la derecha han fracasado rotundamente en sus gestiones al frente de los gobiernos. Además, ambas tienen su raíz en el materialismo, que valora al ser humano por los bienes que produce y no por el hecho de ser persona. No somos de ultraderecha porque no defendemos privilegios basados en criterios dinásticos, de clase o de grupo. Nosotros denunciamos constantemente la tremenda desigualdad social que se vive en México y estamos en contra de la opresión de los pobres.

¿Es el Frente Nacionalista de México “Siglo XXI” una agrupación conservadora?

A los conservadores les interesa mantener y proteger el orden social existente. A nosotros no nos interesa para nada preservar el actual estado de las cosas. De hecho luchamos por el desmantelamiento del cruel sistema capitalista que nos oprime. Mención a parte merece el Partido Conservador del Siglo XIX, que representó la causa de la mexicanidad frente al cosmopolitanismo de los liberales, que veían a los Estados Unidos de América como el modelo a seguir. El frente aspira a un modelo de país acorde a nuestra cultura, tradición y realidad histórica, lo cual no implica conservadurismo ni clericalismo.

¿Es el Frente Nacionalista de México “Siglo XXI” un movimiento fascista?

El fascismo fue un gran movimiento político europeo que reivindicó al idealismo por encima del materialismo y rescató el concepto de Estado frente a los ataques del liberalismo. Este fascismo nada tiene que ver con las dictaduras sudamericanas de Videla o Pinochet (entre otras), que en la práctica solo fueron gobiernos militares autoritarios y reaccionarios, impuestos por Estados Unidos para salvaguardar un sistema capitalista neoliberal e internacionalista. Sobra decir, que nosotros no avalamos ni promovemos un gobierno de esa clase.

NUESTRA VISIÓN SOBRE POLÍTICA Y GOBIERNO

¿Es el Frente Nacionalista de México “Siglo XXI” un partido político? ¿Pretenden convertirse en partido?

No somos un partido político registrado ante el INE debido a los tremendos obstáculos económicos que eso representa. No obstante, no excluimos la posibilidad de registrar un partido en el futuro, recalcando que la resurrección nacional es labor de todo el pueblo y no depende exclusivamente de un partido o un candidato. Somos una organización que defiende una convicción y cosmovisión propia, con identidad y cuadros.

¿Qué piensan acerca de la Democracia?

El sistema democrático en México tiene muchas fallas, sobre todo porque los partidos políticos no representan verdaderamente el sentir del pueblo y se han convertido en organizaciones excluyentes. En la práctica, los partidos fungen mas como organizaciones empresariales o agencias de colocación que como movimientos ideológicos. Por tanto, el sistema actual, construido sobre el predominio de los intereses económicos sobre la política, no es auténticamente democrático. Los nacionalistas creemos que es necesario transformar, de manera total, las decadentes estructuras políticas y económicas del Estado mexicano, requisito indispensable para construir una auténtica democracia.

 ¿Cómo se financia al Frente Nacionalista de México “Siglo XXI”?

Nuestras actividades culturales y políticas se financian con las contribuciones de nuestros militantes y simpatizantes. Así mismo, el frente canaliza recursos destinados a la ayuda social por medio de diversas fuentes lícitas. No tenemos ningún “patrocinio” político, pues tal cosa implicaría ceder en cuestiones de principios, doctrina y práctica política. Todo miembro del frente es libre de hacer política por su cuenta, siempre y cuando se encuadre dentro de nuestros principios e ideología, y lo haga de forma honesta, con vocación de servicio.

¿Son ustedes partidarios de una monarquía al estilo europeo?

Nuestra organización defiende la legitimidad del ideal imperial mexicano pero no avala una monarquía al estilo europeo, la cual se ha convertido en sinónimo de opulencia y entreguismo. Más que una monarquía o una república, creemos en un orden político donde la función pública sea confiada a los mejores elementos de la nación. En cuanto a la monarquía mexicana, la realidad es que no existe en nuestro país un heredero al trono que sea reconocido por todos y que tenga arraigo suficiente, de modo que una república social, unitaria y decentralizada, es el camino mas adecuado para restaurar la grandeza imperial de la nación mexicana.

ECONOMÍA Y POLÍTICA

¿Puede una persona ser socialista, y además oponerse al marxismo? ¿No se supone que el socialismo y el marxismo son lo mismo?

El marxismo es una teoría filosófica, política y económica de enorme importancia histórica. Sin embargo, no es la única que existe. Antes de Marx hubo diversos teóricos del socialismo y en el mundo antiguo existieron civilizaciones forjadas bajo una premisa socialista. Sobra decir que nuestro movimiento nada tiene que ver con el marxismo. Sin embargo, el fracaso del socialismo soviético (el marxismo) no significa necesariamente el fin del ideal socialista. De hecho, el socialismo no es mas que  la práctica política de la justicia social. Por tanto, todo gobierno que se precie de buscar la prosperidad de su pueblo, deberá implementar medidas de carácter socialista.

¿Cuál es la postura del socialismo mexicanista con respecto a la propiedad privada?

El frente aboga por la construcción de un orden económico pluralista (ni estatista ni monopólico), sustentado en la economía de base popular. No pretendemos propagar ninguna revolución internacional ni nada por el estilo, sino únicamente liberar a la nación mexicana de sus opresores. Visualizamos a la propiedad privada como un instrumento para la creación de riqueza, el cual solamente es propicio si cumple su objetivo social o colectivo, pues de lo contrario estaríamos perpetuando la explotación y la miseria.

¿Qué hay de los grupos radicales que proponen la lucha armada para instaurar un régimen revolucionario en México?

Los gobiernos modernos están tan bien armados, tan bien informados y tan consolidados en su poder, que una insurrección armada estaría destinada al fracaso. Además, cuando se usa la violencia para instalar un régimen, este solo puede ser mantenido por la violencia o la amenaza de violencia, por lo cual tal régimen será aborrecido por las mayorías. Por tanto, rechazamos las acciones imprudentes de un segmento dañado de la sociedad, que avala la violencia y el terrorismo. Los nacionalistas apelamos a la acción concertada del pueblo, bajo la dirección de una minoría idealista, como estrategia para transformar nuestro entorno para bien de todos.

TEMAS CONTROVERTIDOS

¿Qué opinión tiene el Frente Nacionalista de México “Siglo XXI” sobre la legalización de las drogas?

Las drogas condenan a los adictos a una vida de esclavitud y enajenación. Además, despojan a los jóvenes de todo espíritu idealista. Independientemente de lo que haga o deje de hacer Estados Unidos, creemos que es necesario sancionar duramente la venta y consumo de drogas en México. Por tanto, el deber del Estado mexicano no consiste en evitar que la droga llegue a los Estados Unidos (lo cual solo ha provocado violencia y destrucción en nuestro territorio) sino en impedir que los mexicanos la consuman. Un ejemplo válido es el de países como Singapur, Malasia y algunas naciones del mundo islámico, que han logrado preservar a sus pueblos del vicio y la destrucción moral mediante castigos duros a los adictos que rehusan rehabilitarse.

¿Promueve este movimiento el odio hacia los extranjeros?

Nuestro movimiento no está en contra de los extranjeros ni se opone a otros pueblos. Simplemente creemos que México es la patria de los mexicanos y debe seguirlo siendo. Por tanto, demandamos respeto hacia nuestra nacionalidad y nuestra cultura. Creemos que todo ciudadano mexicano tiene la obligación de defender la mexicanidad. Por ello sostenemos que es un error de parte del Estado mexicano el otorgar derechos de ciudadanía a minorías que son mas leales a otras naciones que a la nuestra. También estamos en contra de que se otorguen cartas de naturalización a personas que la solicitan con un fin económico, laboral o deportivo.

¿Cual es la postura del frente con respecto a los homosexuales?

El frente no avala ningún tipo de agresión, violencia ni discriminación contra los homosexuales. Tampoco creemos que el Estado deba intervenir en la vida íntima de los ciudadanos. Sin embargo, independientemente de que haya opiniones encontradas con respecto al reconocimiento jurídico de las uniones entre personas del mismo sexo, sostenemos que es impropio reconocerlas como matrimonios al no haber coherencia entre el término y su significado. Tampoco acepta el frente la transexualidad ni el “cambio de sexo”, pues el sexo masculino o femenino no procede de opiniones psicológicas subjetivas sino de los cromosomas, siendo un asunto biológico y que no es susceptible de modificarse.

¿Cuál es la actitud de su movimiento con respecto a las religiones?

El frente no es un movimiento confesional ni busca enaltecer a una institución eclesiástica en particular. Sin embargo, valoramos el sentido místico, espiritual y metafísico de las religiones, ya que sus principios morales fomentan una convivencia social sana. Por ello, nuestra sociedad debe permanecer alerta frente a aquellas sectas que abusan de la libertad religiosa al utilizar la religión con fines de lucro, llevar a cabo prácticas sangrientas o engañar al pueblo mediante la charlatanería. Así mismo, es inaceptable que una minoría extranjera pretenda imponer la supremacía de su pueblo bajo la fachada de “confesión religiosa”.

¿Están a favor de la pena de muerte?

El frente apoya la instauración de la pena de muerte en México. Lo hacemos porque existen crímenes que por su naturaleza tan grave y perjudicial no pueden castigarse de otra manera. Nuestro país no puede darse el lujo de mantener con vida a pedófilos, asesinos seriales, secuestradores, torturadores, etc. Es precisamente por el respeto a la dignidad de la persona humana que la pena de muerte es un mal menor necesario, pues hay criminales que debido a la naturaleza corrompida de su mente son imposibles de rehabilitar. Arrancarlos del contexto social y hacerles pagar con su vida el daño que causaron, es una forma congruente de otorgar consuelo a las víctimas y contribuir a la reducción del clima de inseguridad en que vivimos.

IRREDENTISMO Y NACIONALIDAD

Pretende su movimiento la re-anexión de Centroamérica a México?

Desde los lejanos tiempos de la civilización maya, la expansión de los señoríos nahuas y el Virreinato de la Nueva España: Guatemala, Honduras, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua y Belice están culturalmente enlazados a la nación mexicana. Si bien es evidente la antipatía de muchos centroamericanos hacia México, ésta es consecuencia directa de la política de Washington en América Central, que ha sembrado discordia e incomprensión entre nuestros pueblos. En este sentido, levantamos la bandera iturbidista de la unidad plena entre nuestros países como opción para el desarrollo. Nos entristece e indigna el maltrato que sufren los migrantes centroamericanos dentro de México y creemos que la unión política es una alternativa viable para el futuro.

¿Qué piensa el Frente Nacionalista de México sobre el movimiento pro-inmigrante en Estados Unidos?

Valoramos la conciencia social de las organizaciones defensoras de los derechos de los migrantes. Sin embargo, no comulgamos con sus fines, pues exigen reformas encaminadas a conseguir la integración de los mexicanos dentro de la vida estadounidense en el marco del “sueño americano”. Estas agrupaciones hablan de un mundo sin fronteras y de ciudadanías universales, en vez de exigir la libre determinación de nuestro pueblo y la unidad de México en sus fronteras históricas, lo cual es inaceptable para un verdadero nacionalista.

¿Cual es su postura frente al nacionalismo chicano?

Admiramos la labor social de muchas de estas organizaciones y consideramos a los llamados “chicanos” como miembros del pueblo. Sin embargo, nuestro movimiento difiere de ellos porque el “movimiento chicano” procede del movimiento estadounidense de los derechos civiles de los sesentas. Organizaciones de militantes chicanos como Brown Berets, Mecha y La Raza, entre otros, pretenden conformar un país llamado Aztlán, independiente tanto de México como de Estados Unidos, en los territorios arrebatados por Estados Unidos en 1848, lo cual es inaceptable para nosotros, pues eso es separatismo. Más aún, algunos chicanos separatistas hacen uso de la bandera nacional mexicana y de los símbolos nacionales para atraer nacionalistas mexicanos a sus filas, lo cual es un engaño, pues ellos no se consideran parte de nuestro país. El Frente Nacionalista de México y su red de apoyo, reivindica las fronteras reconocidas por el Tratado Adams-Onís, y propone una solución territorial al conflicto de migración con los Estados Unidos.

¿No es iluso y fantasioso el pretender recuperar el territorio robado por Estados Unidos en 1836 y 1948?

Mas que un asunto de fantasía o realidad, lo consideramos un asunto de dignidad nacional. Bolivia, por ejemplo, cedió a Chile sus costas mediante el Tratado de Ancón después de la Guerra del Pacífico. Sin embargo, los gobiernos bolivianos han sido insistentes en reclamar su salida al mar. Este caso demuestra que es posible repudiar el Tratado de Guadalupe Hidalgo y reemplazar la política oficial de entreguismo con una política de reclamación internacional permanente, conforme al derecho la libre determinación de nuestro pueblo. Somos millones de mexicanos de este y del otro lado del Río Bravo. Si estuviésemos unidos bajo un ideal de grandeza, podríamos aspirar a hacer grandes cosas y seríamos vistos como una gran amenaza para nuestros opresores internacionales.